Según el Dane, los presupuestos de obra de los constructores de vivienda mantuvieron su tendencia alcista en el país. De hecho, en marzo pasado registraron un incremento anual de 2,48 por ciento, que, de todas formas, fue 0,44 puntos porcentuales menor que el dato del mismo periodo del 2018, cuando este indicador llegó al 2,92 por ciento.

Una cifra relevante del informe revelado por la entidad estadística ayer, tiene que ver con el Eje Cafetero, ya que las tres capitales de esta región estuvieron entre las cinco donde desarrollar oferta residencial resultó más caro. Pereira y Manizales encabezaron el listado, con alzas de 3,98 y 3,47 por ciento, respectivamente, mientras que en tercer lugar estuvo Medellín, con un aumento de 3,24 por ciento.

Incluso, para confirmar la tendencia trazada por la región cafetera, Manizales ocupó el cuarto lugar de las más costosas al edificar casas y apartamentos, con una variación de 3,22 por ciento en el periodo analizado. Bogotá, por su parte, estuvo por debajo de la media, con un alza de 2,11 por ciento.

Alza en costos de la mano de obra

Otra categoría que evalúa el Dane es la de los insumos, donde los aditivos (con 13,25 por ciento), la tubería a gas (con 9,27 por ciento) y los lubricantes (con 8,14 por ciento) fueron los más costosos.

La mano de obra, que también analizó la entidad, también impactó los presupuestos de las compañías que desarrollan viviendas en el país, ya que los montos destinados para el pago de los salarios y otras obligaciones aumentaron 3,49 por ciento.

Igualmente, el Dane presentó el capítulo de vivienda de interés social (VIS), donde, de nuevo, la mano de obra fue la única con una variación anual superior a la media: 3,47 por ciento.

Fuente: El Tiempo